lunes, 17 de agosto de 2015

Conócete a tí mismo: Introvertidos y Extrovertidos

Observemos una reunión a la que asisten Juana -motivada por el compromiso que tiene con quien la invitó- y María -a quien la motiva la excelente oportunidad de estar con otros-. María: locuaz, siempre tiene algo que decir, preguntar, recordar o información sobre cualquier tema (la moda, las últimas ofertas, las travesuras de sus hijos, algún punto de vista, cuestionamientos, etcétera); ella busca, constantemente, interactuar con otras personas mostrando un marcado interés por lo que “objetivamente” allí sucede. En cambio, Juana: sentada en el mismo lugar durante toda la reunión, con una actitud más bien retraída, se limita a contestar parcamente cuando se le ofrece o pregunta algo, su presencia pasa casi desapercibida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios.