lunes, 17 de agosto de 2015

Una enigmática práctica milenaria: la interpretación astrológica

Imagen de Internet 
Mencionar “lo astrológico” suele provocar fuertes y enfrentadas reacciones intelectuales y emocionales. Algunos, no desayunan sin consultar a los astros –o a su astrólogo-; otros, con sólo escuchar alguna alusión a “lo astrológico” huyen despavoridos; otros, leerán a escondidas su horóscopo afirmando “no creer en esas cosas”; otros, muchos menos, aceptan con naturalidad su nula, insuficiente o relativa sapiencia. En tales actitudes el dilema se perfila: ¿Qué es la Astrología? ¿Cuál es su origen?
La definición etimológica de Astrología sugiere “estudio de los astros”. Desde la antigüedad se conoce y estudia la correlación entre sucesos estelares y eventos mundanos. Reyes y gobernantes, de todos los tiempos, han consultado oráculos, pitonisas y astrólogos para iniciar una batalla, elegir sucesores, predecir cosechas, o profetizar sucesos extraordinarios. Actualmente, rememoramos, en todo el mundo, un evento estelar que, según los libros sagrados, predecía ¡El nacimiento de Jesús! Tres reyes magos, serían guiados hacia “el mesías” por una estrella, y así sucedió, partieron desde Oriente y llegaron al minúsculo establo ubicado en Belén. Recién en el siglo XX, el Papa Juan Pablo II ha declarado que estos “tres reyes magos” eran ¡astrólogos!
© Prof. Margarita Llada
Astróloga integrativa y terapeuta evolutiva
www.vidaconciente.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios.